viernes, 10 de febrero de 2017

¿Soy tan difícil de entender?


Detesto las mentiras, las indirectas, los eufemismos, las imprecisiones, porque me impiden comprender las cosas. Prefiero la sinceridad, ser detallado, preciso, decir las cosas como (pienso que) son y no andarme por las ramas.
¿Soy tan difícil de entender?

Me gustan las cosas bien hechas, pensadas, meditadas, planeadas, que se hacen con consideración. Las chapuzas pueden ser bien intencionadas, pero esa buena intención no compensa los problemas que generan después. No me ayudes si no estás dispuesto a hacerlo bien. No dones comida que has envasado mal con las prisas y se va a poner mala. No cultives verdura ecológica que vas a vender a 20.000km del origen.
¿Soy tan difícil de entender?

No rechazo los cambios a bien solo por las malas reacciones de los que sabemos malos. ¿No quieres que los gays adopten porque sus hijos sufrirán burlas? Educa bien a los tuyos y tales burlas no sucederán. ¿El nuevo carril bici creará problemas con los conductores incívicos? Condena y denuncia el comportamiento de estos cuando los veas.
¿Soy tan difícil de entender?

Soy tolerante con la sexualidad de los demás. Siempre que no acosen o fuercen a otros a satisfacer sus deseos, no me importa lo más mínimo si a una persona le atraen personas de su mismo sexo, o de ambos sexos, o las heces, o las cabras, o los niños, o nada en absoluto. Nadie elige lo que le gusta, pero sí lo que hacen con esos gustos. No me parecen enfermos. Enfermos me parecen quienes los juzgan por tener gustos que les parecen extraños.
¿Soy tan difícil de entender?

Detesto increíblemente la violencia. Y las veces que ésta se intenta justificar. No me gusta que una persona grite a otra, pero dile que se calme, no reacciones tú peor. No, no me gusta que te roben tu coche, pero menos me gusta que le des una paliza a alguien por intentarlo. No me gusta nada que entren en tu casa a robar y destrozarlo todo, pero si te esperas en un rincón con un palo y le abres la cabeza, tú eres peor. Creo que no hace falta decir qué pienso si en vez de un palo es un arma de fuego.
Y comprendo que a veces es difícil reaccionar bien. Yo he usado la violencia alguna vez. Y me he dado asco.
¿Soy tan difícil de entender?

Existen variedad de gustos, de opiniones, de circunstancias. Pero también existen las verdades absolutas. Fumar empeora la salud y aumenta gravemente la probabilidad de padecer cáncer. La Tierra gira alrededor del Sol. El reiki se lo inventó un japonés en 1922. La homeopatía no funciona más allá del efecto placebo. El glifosfato es igual de cancerígeno que la hierba mate. No se pueden hacer desaparecer las nubes. Y la fuerza de las curvas en la carretera se llama centrípeta y no te saca de ellas, te mantiene dentro de ellas (y no depende de la masa del vehículo). Todo esto lo sabemos gracias a la Ciencia, que se construye en base a los conocimientos existentes, un método, que permite elaborar conocimientos nuevos, y el esfuerzo de muchísimas personas que se dedican a ella. No espero que nadie tenga conocimientos absolutos sobre todo, pero si me vienes con afirmaciones rotundas sobre cosas basadas en la fe, las costumbres, los mitos, la intuición, o tu percepción sesgada del mundo, no pretendas que crea lo que dices. Y menos si me hablas de estudios que no has leído, no sabes cómo se titulan, quién los ha escrito, si han sido debidamente revisados, o nadie sabe dónde encontrarlos.
¿Soy tan difícil de entender?

lunes, 30 de enero de 2017

Éxito propio y ajeno

En un episodio de la serie Orange is the new black hay una escena en la que las reclusas están viendo una película, El secreto de mi éxito. En ella, el joven protagonista consigue triunfar en el mundo de los negocios, dando lugar así al título de la película.

Una de las reclusas, a la que se supone una vida activista y alternativa, se queja de que esa película es propagandística y manipuladora, preguntando retóricamente ¿por qué tiene que ser eso el éxito?

Por una parte tiene razón. Para cada persona el éxito puede ser una cosa, al igual que el fracaso. Cada cual tiene que fijarse sus metas y su escala de valores.

Pero por otro lado, ¿por qué no puede ser eso el éxito? Esa película la hicieron una serie de personas, que probablemente reflejaran con exactitud su propia versión del éxito que intentaban alcanzar: conseguir una posición importante en algún tipo de industria o negocio, ganar regularmente grandes sumas de dinero, y gastarlo en lujos innecesarios que nadie necesita.

Por ello, yo no pienso que la película sea propagandística en absoluto. Que pudiera serlo, pero pienso y veo más factible que simplemente transmita la versión del éxito que los propios creadores tienen.

No es el éxito que quiero para mí, ni el que la reclusa Soso quiere para ella, pero para quien lo considere así, éxito será.

lunes, 29 de agosto de 2016

Whiskies in several jars

La música folclórica irlandesa es diversa y variada. Durante siglos ha dado toda serie de títulos, algunos más famosos que otros. Y casi todos anónimos. Uno de los más sonados es sin duda Whiskey in the jar, que hasta tiene artículo propio en la Wikipedia, en el cual se indica que las versiones que existen de esta canción son bastante variadas.
Probablemente, la versión conocida más fiel a la original, y que recoge la mayor variedad de estrofas, sea la interpretada por la banda The Dubliners.


La juventud con buen oído para el inglés y para la música, podrá decir que no conoce esta canción, pero que le recuerda mucho a otra. Concretamente sería a la versión que hizo la banda Metallica de esta canción.


El potente sonido del heavy metal, y la gran calidad de la edición digital moderna, hacen que esta versión suene muy bien. Pero no hay que olvidar que el mérito artístico de Metallica en esta ocasión es más bien reducido, ya que lo que hicieron fue calcar otra versión creada en los años 70, por la banda Thin Lizzy. Nótese que salvo la longitud del solo de guitarra, y la forma de cantar, todo lo demás es idéntico.

domingo, 21 de agosto de 2016

Cuando quedas con alguien

Cuando dos o más personas acuerdan encontrarse, suelen ser muy específicos con el lugar de la cita, pero no con la hora. Creen serlo también con esta, pero no. Y es todo por un uso poco preciso del lenguaje.

Hay varias formas de enunciar la hora a la que se quiere quedar, pero no todas significan lo mismo. Según mi forma de verlo, podemos usar estas tres fórmulas diferentes:
  • A las 8. Esto significa que todo el mundo debería llegar al lugar acordado aproximadamente a esa hora, dando un pequeño margen de flexibilidad, según la paranoia de cada uno, entre 5 y 10 minutos antes o después.
  • A partir de / sobre las 8. Esta vez está indicando que nadie estará allí antes de esa hora, y si lo está, esperará en vano al personal. Un margen de 15 a 20 minutos para la espera debería ser aceptable. Mucho más incluso si la actividad o el motivo de la quedada puede comenzar en el acto ahí mismo [ej. tomar cervezas].
  • Antes / no más tarde de las 8. Como el caso anterior, pero al contrario. Se espera que a la hora indicada todo el mundo esté ya presente, por lo que la gente comenzará a llegar entre 5 y 20 minutos antes de la hora. O más, atendiendo de nuevo al grado de paranoia individual.
Por supuesto, diga lo que se diga, después llega cada uno cuando le da la gana, es lo que nos va. Tampoco hay que alterarse, que salvo para cosas vitales [atención médica], importantes [asuntos de la ley, exámenes], o que de verdad no esperan [véase coger un tren], la puntualidad no es de demasiada utilidad; y la paciencia es un gran don.

viernes, 19 de agosto de 2016

¿Es paella? ¿Arroz con cosas?

Según mi forma de verlo, el problema es el siguiente.
Ni los propios valencianos se ponen de acuerdo en los ingredientes exactos de la paella. Hay quien dice que existe una lista de ingredientes admitidos, pero ni siquiera eso.
Sin embargo, la gente quiere comerse una paella, sin pararse en detalles absurdos o discusiones que no llevan a ningún lado. Y así, asumen paella como un plato de arroz seco. ¿El arroz es el principal ingrediente? Sí. ¿Está caldoso? No. ¿Está cocinado en olla o al horno? No. Bien, entonces es paella. Y luego la complementa poniéndole apellidos: de marisco, vegana, de secreto ibérico, de setas... lo que les dé su imaginación y apetito.
Te dirán que eso es arroz con cosas, pero se olvidarán de pelearse contigo cuando comiencen su discusión sobre si lleva o no mejillones.

Igual que la parte bonita del software libre, la paella ha de construirse como el bazar, y no como la catedral.

miércoles, 8 de octubre de 2014

El porqué de las normas

Hay quien dice que las normas están para cumplirlas.

Hay quien dice que las normas están para romperlas.

Yo digo que eso son extremos que no llevan a ninguna parte más que a la confrontación y a los conflictos.

Yo digo que las normas están para solucionar conflictos.

Desde luego hay muchos tipos de normas, con origen en diferentes conflictos. Normas morales, normas civiles, normas religiosas, normas "no escritas"... a veces se contradicen o pisotean entre ellas y hay que priorizarlas, cada persona lo hace a su manera.

Lo importante es tener claro qué conflicto soluciona la norma, porque sino se pueden llegar a extremos dañinos. Si te encuentras con una norma que no solucione ninguno, seguramente sea una norma cuyo contexto ya no existe y por tanto sea innecesaria. También es importante tener en cuenta la gravedad del conflicto que se puede generar incumpliendo la norma, porque eso determinará su grado de obligatoriedad. No es lo mismo robar una chaqueta que matar a una persona.

Pensemos por ejemplo en un semáforo. Peatones quieren cruzar una calle por donde conductores desean circular. Existe un conflicto que se soluciona poniendo un semáforo. Se podría solucionar también con un paso de peatones, todo depende del contexto. Pongamos ahora que en un cierto momento llego al semáforo, y está en rojo para los peatones, pero no hay ningún coche, estoy segurísimo y me cercioro que no hay un coche en movimiento en 500 metros a la redonda. ¿Por qué no podría cruzar la calle? Se considera una norma obligatoria, pero no hay conflicto, no hay peligro.

Al otro extremo de las normas obligatorias, están las llamadas normas no escritas. Por ejemplo, esa de dejar el espacio de la izquierda de las escaleras mecánicas para la gente con prisa. Nadie obliga a ello y sin embargo suele cumplirse, y a veces se mira con malos ojos a quien no lo hace. Pero volviendo a un caso en donde nadie tenga prisa, o sencillamente no haya nadie más, ¿qué importa si dos personas se colocan una al lado de otra no dejando ese espacio a la izquierda?

No obedezcamos ciegamente y razonemos antes de actuar.

Saludos.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Buenas tardes

Ese saludo que damos antes de las buenas noches, y después de los buenos días, pero, ¿dónde está el límite entre ambos?

La separación entre los "buenos días" y las "buenas tardes" sucede al mediodía. Pero cuidado, el mediodía es cuando el Sol está en su punto más alto, lo que no siempre coincide con las 12:00 horas.

¿Cuándo es mediodía entonces? Para muchos países del mundo, la cosa funciona así: durante el horario de invierno, es a las 12:00 horas, y durante el horario de verano, a las 13:00 horas.

Pero aquí en España la cosa funciona de forma ligeramente diferente, debido a cosas del pasado. Aquí durante el horario de invierno, el mediodía es a las 13:00 horas, y durante el horario de verano, a las 14:00 horas.

También en España hay quien utiliza otro criterio, a mi entender erróneo, para separar los "buenos días" de las "buenas tades", que consiste en la siguiente afirmación: hasta que no has comido, no son buenas tardes. Por supuesto esto es una aberración espacio-temporal, ya que no todo el mundo come a la misma hora, y en algunos casos hay quien ni siquiera come. ¿Se detiene el tiempo entonces, eh?

miércoles, 26 de marzo de 2014

Mercadepuradora

Buscando todos los MercaCIUDAD que pudiera haber por España, me encontré con una cosa curiosa. En las siguientes imágenes por satélite, se puede observar la ubicación de los distintos MercaCIUDAD (marcados con una letra según Google Maps), y en un recuadro rojo, una depuradora de aguas.

Mercabadajoz

Mercabarna (Barcelona)

Mercabur (Burgos)

Mercagranada

Mercalicante

Mercamadrid

Mercasalamanca

Mercatenerife

Mercavalencia

Mercazaragoza

¿Curioso? ¿Casualidad? Me choca la descarada cercanía en los casos de Valencia y Tenerife (están contiguos).

Aunque para curioso, lo que aparece si buscas Mercareal (Ciudad Real) es esto de aquí... ¿Mercaliens?

domingo, 13 de mayo de 2012

Sonatas, bajos, solos y todo junto

Ahora que voy a empezar a escribir esta entrada, me doy cuenta de que sólo he hablado una vez de música en este blog... voy a tener que cambiar eso.

Para empezar, escuchad esta pieza en directo. Mientras la escuchas, puedes seguir leyendo.


Yo conocía este audio como Bass solo de Joe Satriani. Me encantaba. No solo las melodías y las variaciones, sino también el hecho de sacarle ese partido al bajo, un instrumento que suele relegarse a un segundo plano, un instrumento que por cierto estoy aprendiendo a tocar (yo y mi pasión por los graves). Me chocaba que un guitarrista tocara eso en un bajo, ¿por qué no lo hacía en su guitarra? Y es que resulta que no lo tocaba él, sino el bajista que se llevaba en las giras, Stu Hamm.
Además, tenía una parte que me sonaba de algo, de antes, pero, ¿de qué?

Ayer, viendo este vídeo, y otros relacionados, y leyendo un poco, pude entender y atar todos los cabos. La primera parte que suena es una versión de bajo de la canción de Joe Satriani que tocaban antes que el solo en el concierto, titulada Love thing.
Love thing by Joe Satriani on Grooveshark
La segunda parte, resulta obvia para los amantes de la música clásica, entre otros. A mí me costó un poco más, pero al final encontré que se trata de una versión del primer movimiento de la sonata para piano nº 14 de Ludvic van Beethoven, comúnmente conocido como Claro de luna. Puedes escucharlo aquí (si tu navegador es decente, se te reproducirá en una pestaña nueva, sino, se te descargará un archivo de audio).
Y resulta que el señor Hamm ha versionado este primer movimiento completamente con el bajo. ¡Olé!

Por último, la tercera parte corresponde a un solo de bajo compuesto por el mismo Stu Hamm muchos años antes. Aquí se le puede ver jovencísimo tocándolo en directo. Se aprecia que con los años lo ha ido perfilando.

Y yo, ahora, quiero aprender a tocar la parte de Love thing y la de Claro de luna... ¡tiempo, ven a mí!

miércoles, 4 de abril de 2012

Los libros que invaden mi habitación

Siempre me ha gustado leer. No es algo extraño verme con un libro. Todavía recuerdo cuando me hice el carné de la biblioteca del colegio, allá cuando cursaba 5º de primaria. Al acabar las clases a mediodía, me acercaba a la biblioteca, seleccionaba un libro que me parecía interesante, hacía la poca cola que había, devolvía el libro que me había llevado el día anterior, y me llevaba el otro. Estuve meses leyendo 5 libros a la semana. Aunque ya a penas recuerdo los títulos (Fray Perico y su borrico, Operación Yogur, La casa del árbol...) y menos los argumentos.
Últimamente (los últimos 5 años), debido a esta ocupación estudiantil que tengo, pues mi tiempo libre se ha reducido bastante, y entre eso y otras aficiones que ido cogiendo, pues tiempo para leer quedaba poco. Todo así, siempre que he podido he sacado un rato para la lectura.
Pero no sé qué ha pasado durante estas últimas semanas, que en mi habitación se han acumulado una enorme cantidad de libros. Y me ha apetecido comentarlo aquí.
Esta es la lista de títulos (con ciertos comentarios).
  • El amuleto de Samarkanda (Jonathan Stroud)
  • El ojo del Golem (Jonathan Stroud)
  • La puerta de Ptolomeo (Jonathan Stroud)
Uno de ellos regalado, los otros dos comprados. Forman la trilogía de Bartimeo. Bartimeo de Uruk, ¡uno de los genios más cabrones! Un día tengo que hablar más en detalle de esta trilogía, ¡me encantó! Mientras tanto, os dejo una crítica elaborada por un amigo sobre la primera parte (la estoy buscando, en cuanto la encuentre la enlazo). La tuve aquí para dejársela a un amigo.
  • El nombre del viento (Patrick Rothfuss)
  • El temor de un hombre sabio (Patrick Rothfuss)
Prestados a cambio de la trilogía de Bartimeo. Forman parte de la trilogía Crónica del asesino de reyes, cuyo tercer tomo no ha sido publicado todavía. Tampoco hay prisa, los tengo pendiente de lectura y entre los dos suman casi 2100 páginas, de gran tamaño y letra pequeña.
  • El anillo de Salomón (Jonathan Stroud)
Prestado. Es una precuela de la trilogía de Bartimeo. Al igual que la misma, altamente recomendable.
  • La gansa blanca (Paul Gallico)
Regalado. Ya hablé de esta obra en el blog. La tengo aquí para dejársela a un amigo.
  • El jardín olvidado (Kate Morton)
  • Claraboya (José Saramago)
Ganados, en un concurso de microrrelatos de mi facultad. Sobre el primero, buscad sinopsis por la red. Sobre el segundo, también, además comentaré que es la novela "perdida" de Saramago (envió un manuscrito a la editorial, lo perdieron, 30 años después lo encontraron y el autor se negó a que lo publicaran, pues su contenido ya no estaba vigente).
  • Estructuras de control (Alberto Noguera)
A medio leer. Fabricado. Dicho así suena extraño. Encontré esta obra en internet, con una licencia copyleft. A pesar del título, no es un libro sobre conceptos de informática, sino una novela, la primera parte de la trilogía de internet. Como tiena una licencia más o menos libre, lo podéis descargar de forma legal aquí. Lo de "fabricado" es porque lo imprimí en tamaño A5 e intenté hacer una encuadernación tipo libro. Ya publicaré el proceso en el blog. La verdad es que no quedó del todo bien. Hay segunda parte, aunque me parece que ya no es copyleft.
  • Un mundo feliz (Aldous Huxley)
Comprado (por 3€ en una feria del libro). Poco que decir de una de las dos grandes distopías (la otra, por supuesto, es 1984 de George Orwell).
  • Alicia en el País de las Maravillas (Lewis Carrol)
  • A través del espejo, y lo que Alicia encontró allí (Lewis Carrol)
Comprado (por 4€ en el mismo sitio que Un mundo feliz). Y en un mismo tomo. Estas dos historias combinadas es lo que Disney nos presentó con el primer título. Además de una breve introducción donde nos sugiere que el autor era un pedófilo, ilustraciones originales, y una serie de notas de traducción, ya que aparecen muchísimas palabra inventadas y juegos de palabras. Pendiente de lectura.
  • Los siete inmortales (1): Cuando la magia se tiñe de sangre (Enrique Gil Montalt)
Prestado. A medio leer. Un libro que publicó un amigo de mi novia. 19 años y publicando... ¡¿a qué estoy esperando yo?! Aquí más información.
  • Los misterios de la Jungla Negra (Emilio Salgari)
Comprado (en una tienda de segunda mano, está viejuno el tomo ya). A medio leer. Es el primero de los once tomo (nada menos) de la serie Piratas de Malasia, y cuenta la historia de Tremal Naik. De los once tomos, algunos cuentan la historia de Tremal Naik, y otros la del famoso Sandokan. En uno de los tomos, ambos se conocerán. Me interesé por este libro porque en el instituto lei "El Corsario Negro", del mismo autor, primer tomo de la serie Piratas de las Antípodas. Mucho me va a tocar a mí leer en el futuro de Salgari.
  • La señora del perrito y otros cuentos (Antón Chejov)
Ganado (en un concurso del insituto). A medio leer. La verdad es que algunos cuentos, aunque cortos, se me hacen pesados de leer. Lo gané junto a "El nuevo dardo en la palabra", recopilación de artículos publicados en prensa por Fernando Lázaro Carreter. Un gran libro para un talibán ortográfico como yo.
  • La noche del cazador (Nalini Singh)
  • La calavera de cristal (Manda Scott)
  • Las violetas del círculo Sherlock (Mariano F. Urresti)
Regalados recientemente por mi cumpleaños. Ninguno empezado. Todavía. Y creo que pasará tiempo, como habéis visto, ¡tengo lecturas pendientes!

Y para que veáis que no me invento nada, aquí un par de fotos recién tomadas.

Menos mal que no me he puesto todavía a completar los de Vampiratas...

Saludos, ¡y a disfrutar de la lectura!